Nuestra boda.

Daisypath Wedding tickers

miércoles, 29 de abril de 2009

Normalidad

Aquí volvemos... ¡En nuestro segundo post!
Después de leer muchas cosas y escuchar otras tantas... aquí va.

No es mi intención desanimar a nadie... pero un hijo es algo demasiado importante. Es una persona, no tenemos que olvidarlo jamás. Todas pensamos en NUESTRO BEBÉ. Pero ese bebé será un niño, un adolescente y, la mayor parte de su vida, un adulto. Y de las personas que crían a ese bebé-niño-adolescente depende su futuro, el adulto que será toda su vida.
No entiendo "los armarios". Ni en en trabajo, ni el vecindario, ni en la familia, ni en nada de nada. Pienso que para ser madre (o padre) hay que ser muy, muy, muy valiente. Pensar en tu hij@, en su bienestar, antes que en tus miedos. No me imagino a una madre (o a un padre) dejando que su hijo se ahogue porque ella (o él) no sepa nadar. Apuesto a que la madre (o el padre) se lanzaría al agua sin pensar en nada más que salvar a su hijo como fuera. Y este ejemplo entiendo que es aplicable a cualquer otro "peligro" en la vida. ¿Qué pensaríamos de un compañero de trabajo que de repente dice que es padre soltero "por obra y gracia del espiritu santo" y después descubrimos que en realidad está casado con una mujer, que es la madre de su hijo y que no lo quiere decir por motivos X? Me parece tan absurda la situación... En cambio podría ser comprensible si fueran dos chicas... o dos chicos ¿no?
La normalidad empieza por nosotras mismas. No hay que dar explicaciones, no hay que ponerse el cartel de nada... Sólo ser naturalmente lo que somos... Eso es lo que pienso. Espero no haber ofendido a nadie. De ser así, pido disculpas.
Un abrazo a todas las mamis y futuras mamis. Feliz día de la madre.

3 comentarios:

  1. Bueno, opino como tú, pero seamos realistas no es fácil salir del armario, que vale, que no es imposible, y esta claro que por un hijo se hace lo que sea...

    Pero mi trabajo no tiene porque influirle, cuanto menos tiene que influirle que sepan con quien se acuesta su madre, no? que afortunadamente para él será con su otra madre...

    Creo que la discreción es una virtud, y en el trabajo doble vistud porque te ahorras cuchicheos.

    Espero no haberte molestado, ni ofendido.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Bueno, para gustos los colores... No se trata de que sepan nadie "con quien te acuestas" (para mi es mucho simplificar...).
    Pero no importa, cada uno tiene su opinión.

    ResponderEliminar
  3. Comparto tu opinión, siempre lo pienso cuando nacen los chicos son todo amor pero a medida que el crio crece se le abandona lo veo en mi barrio chicos pequeños en la calle hasta largas horas de la noche, y sus madres quien sabe, es lo que le pregunto siempre tener un hijo para que? o porque?, necesidad, ego, como dicen muchos para la vejez?, el tema da para mucho seria n buen debate,.

    ResponderEliminar