Nuestra boda.

Daisypath Wedding tickers

jueves, 27 de mayo de 2010

Queremos compartir con vosotras...

Antes de nada damos las gracias a Silvia y a Eva por organizar esa quedada tan bonita. A todas las parejas y mamás que fueron: Ana y Paqui con Daniel, María José y Brenda con sus gemelos, Mama Lu y Mama Ge con Simón y Chloe en la barriga de Mama Ge, Isa y Cristina, Angi e Ivana, Carmen con Celia, Núria y Luisa con la pequeña Laia (¡le vimos los ojos abiertos!), Thais y María con el morenazo Martí y Marta con Alejandro. Gracias a todas por compartir vuestras experiencias y vuestro tiempo con nosotras. Nos sentimos muy bien con todas vosotras y vuestros niños. Esperamos porder convertir esto en una costumbre y vernos todas, al menos, una vez al año. Añadimos algunas fotos (no hay muchas, ya que llegamos de las últimas...)


Dicho esto, que necesitábamos hacerlo, seguimos.



Ayer, miércoles 26 de mayo de 2010 fue un día muy, muy, muy importante para nosotras. Sobretodo para Elena.



Después de 22 años (ella supo que era lesbiana a los 20 años) ayer fue capaz de decirle a su padre: Papá, soy lesbiana.



Todo ocurrió en el coche, mientras volvían de comprar juntos. Los dos solos. Elena llevaba muchísimo tiempo queriendo decírselo, pero nunca encontraba la forma ni el momento. Su madre le había pedido que jamás le dijese a su padre que es lesbiana. Y Elena así lo hizo hasta que entendió que necesitaba hacerlo, necesitaba quitarse ese "peso" de encima. Y lo hizo. Le explicó que ella nació así; que si se casara con un hombre no sería feliz; que sabía que él la quería mucho y ella también le quiere a él; que no se enfadase ni se pusiera triste; que antes la gente se avergonzaba de eso, pero ahora las cosas han cambiado y la gente lo acepta perfectamente sin problemas; que era el primero de la familia al que le contaba (explícitamente) que nos íbamos a casar y que quería que fuese su padrino.



Mientas, su padre sólo decía que no se enfadaba en absoluto; que nosotras hiciésemos nuestra vida; y repitió dos veces: "No, hija, ¿cómo me voy a enfadar contigo? Y no me pongo triste". A lo de ser su padrino respondió: "Pues va a ser que no"; pero Elena le repitió que le quiere mucho, que ella ve que se hacen mayores y que quería contarle eso porque todo el mundo lo sabe y ella necesitaba decirlo. Su padre escuchó en silencio, y la segunda vez que le pidió que fuese su padrino no dijo nada, esa vez no dijo que no.
NOTA: Soy Elena. Para mí era muy importante hablar con mi padre, y muy delicado ya que es muy machista. Mi padre siempre me ha querido mucho, pero se ha volcado de forma absoluta desde que me dio el brote de esclerosis múltipe en el 2007 y me vio mal. Desde ese momento nuestra relación ha sido mucho más especial y bonita. También llamé a mi hermano para contárselo y me apoyó, aunque el ya lo sabe desde hace 22 años. Sólo me dijo que si la gente no hablaba de mí por ser lesbiana, hablarían de otra por casarse con alguien de color, o por cualquier otra cosa. Que no me preocupara por mi madre, ya que ella tiene esa sensación de cotilleo por las espaldas. Ya os dejo con Melina. Sólo quería expresar ese sentimiento tan delicado. Creo que mi padre se está ablandando con la edad. Sin embargo, mi madre es genio y figura. Melina ha escrito porque yo estaba tirada con un dolor de cabeza un poco fuerte y ha expresado mis pensamientos y sentimientos a la perfección.Ahora ya estoy un poco mejor. Besitos.



Elena llegó a casa y me lo contó. Lloramos juntas. Me sentí orgullosa de ella por haber hecho lo que sentía, y así se lo dije. Elena repetía que jamás había escuchado a su padre hablar a alguien con tanta dulzura como lo hizo con ella en ese momento. Ella se quedó un poco chafada porque no sabía qué reacción iba a tener su padre en los días siguientes. Más tarde llamó a su madre y, como no le decía nada, le explicó lo que había hablado con su padre. Su madre le contestó: "¿Tú crees que tu padre lo ha entendido?". Ambas pensamos que sí. Sentimos que sí.



Ya por la noche llamó de nuevo para hablar con su padre, para pedirle una cosas que tenemos que hacer en el piso. Hablaron como antes de contarle todo; quizá con más dulzura. Elena pudo respirar tanquila cuando su padre respondió como siempre.



Pensamos que ahora necesita tiempo para asimilarlo, para interiorizar la historia y para aceptarlo y entenderlo.



Yo repito que estoy orgullosa de mi (futura) mujer.



Por otro lado (parece que ayer era el día de las emociones) mi hermana mayor me llamó. Hablamos, nos contamos cositas, y la hice partícipe de nuestros planes (ya lo habíamos comentado, pero nunca como algo "real" y casi inmediato). Con la boda, bien: le gusta bailar y las fiestas. Con lo del bebé: silencio. Después que si mi espalda se iba a resentir (lo sé, pero hay formas de aliviar, además no soy la primera mujer con hernias discales que se queda embarazada...), rió irónicamente (lo odio) y finalmente, después de preguntarle varias veces qué pensaba y por qué había tenido esa falta de emociones en la reacción me solto: es que yo no te veo como madre. Le agradecí su sinceridad y le dije que esa era su opinión, pero no la mía. He de explicar que esta hermana jamás ha creído que sea capaz ni de atarme los cordones. Es once años mayor que yo, y no consigo entender la clase de sentimientos o pensamientos que tiene hacia mi. Sé que me quiere, pero parece que no crea que soy capaz de madurar, de crecer y de ser una persona como cualquier otra, independiente y autónoma. En fin, yo la quiero, y sé que cuando llegue el momento responderá como tía perfectamente. Ella es así, siempre ha sido así y así la hemos querido siempre. Imagino que me entendeis.



Después llamé a mi otra herman (la segunda, que también es mayor que yo, que soy la peque, jeje). Esta se lo tomó de otra manera (de la manera normal, a mi entender). Me comentó el caso de una amiga suya que había hecho tratamientos como madre soltera (no tiene pareja, ni hombre ni mujer) y tuvo dificultades parece que por la edad (37 años). Pero finalmente tuvo una niña. Se interesó por el blog (espero que saque tiempo y pase por aquí de vez en cuando), me pidió la dirección del mismo, le conté (y le interesó muchísisisisisisisimo) que Elena había hablado con su padre. Y comprendió la situación perfectamente. Se lo agradezco. Con respecto al comentario de nuestra hermana mayor comentó algo así como: " si es que más rancia...". Jeje, ella es así.



De manera que nuestro miércoles fue bastante intenso emocionalmente. Acabamos agotadas y caímos rendidas y en la cama muy pronto.


Esta mañana Elena se encuentra regular (por el tiempo, le afecta bastante). Ha venido su madre (ayer le dije que si quería venir a ver una ropa de bebé de mis sobrinas antes de que la guardase, y aceptó encantada) y hemos practicado con la Wii y el juego Wii Fit Plus. Le ha gustado bastante, jeje. Con la ropa de bebé se le cae la baba. Me ha dicho que tengo que ver la ropita que le hizo ella con sus manos a sus dos hijos (Elena y su hermano) antes de que la dé donde ella lleva la ropa usada que no utiliza. Le he pedido que no la dé, que la traiga y la guardamos nosotras y, llegado el momento, ya se utilizará. Y, atención la respuesta: "Eso está muy anticuado, no se lo pondrás a tus hijos". En fin... que poco a poco todo el mundo va comprendiendo las cosas, las va aceptando y nosotras somos más felices por poder compartir nuestra felicidad con las personas a las que queremos.



Hoy el post ha sido laaaaaaaaaaaaargo. Pero, coincidireis con nosotras en que la ocasión lo merece.



Para aliviar el trago, os dejo algunas fotos de la quedada.



Alejandro, Martí, el culillo de Daniel (jeje) y mamá Ana.



Mama Ge y Simón en Cullera el viernes. Se lo pasó pipa con tanto tobogán.







Simón en el restaurante de Cullera. Tuvo un flechazo con el camarero, y el camarero con él. Jajaja.






Besos, abrazos y achuchones a l@s enan@s.

6 comentarios:

  1. Si el post es algo largo pero la verdad es que estos temas dificilmente se pueden resumir, mucho animo chicas y felicidades por ir consiguiendo el respeto y el amor de vuestras familias, que es muy importante que sean concientes y que nos hagamos visibles, por que hay que estar muy orgullosas de nosotras paracrear nuestras familias en amor y armonia.Nos encanto conocerlas, esperamos volver a coincidir, el culete de mi niño sale muy bien en la foto jajajajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. hola guapas tambien encantadas de haberos conocido la próxima a ver si venis con bombo y Erik ya esta con nosotras besos

    ResponderEliminar
  3. hola encantadas de haberos conocido. Vaya dia mas intensoooo,, la verdad es q a veces es necesario contarlo y mas a un padre.

    ResponderEliminar
  4. Me encantan las fotos, que envidiaaaaaaa
    Cuantas cosas juntas, el suegro,las hermanas...

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por compartir experiencias tan personales y felicidades.

    También nos encantó conoceros.

    Por cierto, que fotos tan bonitas

    ResponderEliminar
  6. Buuuuuf cuanta emocion nunca mais contenida !! nos alegramos mucho de que fuese bien, entiendo el tipo de agotamiento despues de un dia asi. Gracias a vosotras por ir a Valencia, y a Cullera a que os diesemos una "paliza"... ;) Cuidaros mucho !! Gracias por las fotos tambien!

    ResponderEliminar