Nuestra boda.

Daisypath Wedding tickers

miércoles, 6 de enero de 2010

Reflexiones...

Antes de nada... ¡¡¡¡¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!!!!! Este va a ser el año de los nacimientos en familias lesbianas. Enhorabuena a todas las que estais encaminadas y las que estamos en ello... mucho ánimo, fuerza y buenas energías. Por cierto, parece que las que tienen uno se animan rápidamente a por el segunto (Ge y Lu, María y Thais... y las que llegarán, jeje).
La verdad es que nosotras también tenemos pensado eso. Tenerlos todos seguidos (digo todos porque a mi santa futura esposa se le ha metido entre ceja y ceja que tienen que ser tres... y yo encantada, la verdad. Pertenezco a una familia numerosa y me encantaría tener mi propia familia numerosa también.)
Y ahora vienen las reflexiones:
como creo que ya comenté en otro post los padres de Elena no aceptan demasiado la situación. Miento. La situación la aceptan absolutamente, me hacen sentir como una hija más y la relación es diaria, fluida y buena. Y no sé si seré capaz de explicar la situación. Como digo, la relación es fantástica. Ellos lo saben, nosotras sabemos que lo saben... pero no se puede hablar, ni podemos mostrar nuestro amor en su presencia; si alguien pregunta, la respuesta de su madre es: "su amiga". Y, sí, soy su amiga, pero también soy su pareja. Su filosofía es que nosotras en casa hagamos lo que nos dé la gana pero que no lo sepa nadie. Nosotras tenemos que decir que somos amigas y ya está. Pero no, no está. Porque ella no va diciendo que su marido es su amigo. Siempre que traslado las situaciones y lo que se nos pide que hagamos a una relación heterosexual, siento que no hemos avanzado nada. ¿A qué madre (o padre) se le ocurriría decirle a su hijo o hija que con su pareja haga lo que quiera en casa pero de puertas para afuera son sólo amigos y ya está? ¿Lo harían ellos mismos? Y además, la buena mujer, no nos lo pone fácil. Hace un año le hablamos de una hipotética boda y la respuesta fue:
- A tu padre ni se te ocurra decírselo, porque no lo va a aceptar ni lo va a entender. Y perderás a tu padre. Y, si mi marido no pasa por el aro, yo tampoco. Así que perderás a tu padre y a mi también.
Terminamos la conversación con lágrimas en los ojos. Las tres. Por ese lado no tenemos ayuda ninguna. Es una pena, porque la madre sí lo sabe, lo respeta (a su manera) y, como comenté antes, me trata como a una hija más.
Ahora Elena está reuniendo valor (lleva en ello tres años) para sentarse con su padre y decirle que el cielo el azul, el agua moja, los perros ladran y ella es lesbiana. Y, además, se va a casar. Y, además, va a tener hijos en un futuro inmediato (o eso esperamos).
Yo le digo que lo haga cuando esté preparada. Pero también me pregunto muchas cosas:
¿Se lo tomará tan mal como creen ellas? Él lo sabe, sabe perfectamente lo que hay entre nosotras y lo que tenía Elena con su pareja anterior. Pero no quiere escucharlo. No quiere "saberlo". Yo, además, voy más allá. Porque, a mi parecer, no será para tanto. Ni la van a desheredar ni nada parecido. Al principio estará de morros, igual no viene a casa en un tiempo, pero se le pasará. Él adora a su hija. Pero, yendo más allá como decía, al hilo de lo que ayer me decía Elena de que, una vez se lo diga a su padre ya estará todo perfecto y podremos totalmente felices, yo contesté:
- Ahora sí, pero... ¿qué pasará cuando tengamos hijos? Si tú eres su hija, tu hij@ será su niet@. ¿Qué pensará un niño cuando vea que su abuelo de avergüeza de sus madres y de él mismo? ¿Cómo se lo explicas? ¿Cómo vamos a poder mirar de la misma manera a la persona que está ignorando a nuestro hijo? Sería capaz de decir que él no tiene nietos, al igual que dijo que "esa no era su sobrina" refiriéndose a una prima de Elena, también lesbiana, que celebraba su boda y les invitó (claro). Pero fue. Finalmente fue y no pasó nada.
En fin, puede que esté viéndolo todo de manera demasiado pesimista. Lo que sí tengo claro es que no se puede obligar a querer, tiene que salir de dentro. Según Elena a su padre se le caerá la baba. Yo pienso que sí, pero no sé cómo vamos a llevar todo eso. ¿Dirá que es su nieto? ¿Dirá que es el hijo de la amiga de su hija? Y, sinceramente, me preocupa más cuando esté embarazada, porque son personas que tienen una forma de hablar brusca, por decirlo de alguna manera, y será capaz de decir que lo que lleve dentro no es nada suyo, o algo peor. Entonces, ¿qué hago yo? Elena no va a plantar cara. Y no puedo ser yo quien lo haga ya que es su padre...
¡Y todo esto sin estar aun embarazadas! Qué ganas de calentarme la cabeza, ¿no? Pero es que tengo demasiado tiempo para ello, ya que mi espalda no mejora. Pero eso os lo cuento otro día, que ya me he enrollado demasiado.

Besos y abrazos.

10 comentarios:

  1. Qué identificada me siento con lo que relatas...!

    Nuestras familias, lo saben, nos aman, a Angie la adoran...pero que no se hable del tema..!!!

    Fue difícil al principio, la familia de mi mujer conoció a Angie hasta los 2 meses...lo que a mí me dolió mucho y por supuesto a ella más...pero finalmente se rindieron ante su angelical mirada...

    Las cosas...igual...se comportan como sus abuelos, pero no reconocen que lo son...

    Lo único que te puedo decir es que no te angusties de más...ya llegará la hora en que veas su reacción, que esperemos sea la mejor...y si no es así, se tienen una a la otra y tendrán a su bebé, así que lo demás...es lo de menos.

    Les deseo todo el éxito y que pronto puedan tener en brazos al fruto de su amor. =)

    ResponderEliminar
  2. Pfff como me suena la situación, tiene que ser muy complicado, yo personalmente no lo se por que tengo un total desapego con mis padres y me da un poco igual lo que puedan pensar, pero Mamá... no lo tiene tan facil como yo, mucho animo chicas, el tema de la familia no es nada facil, espero que con los niños se ilusionen y la cosa mejore, un beso

    ResponderEliminar
  3. Ánimo en esta situación difícil!

    Si mis experiencias te sirven algo: mi madre también dijo la misma frase de "No se te ocurre decírselo a tu padre..." y resultaba que para mi padre, no era problema ninguno.

    Con mi madre pasaba algunos años bastante malos, pero el tiempo si cambia la actitud en casi todos los casos. A veces no es hablar las cosas (mi familia no es muy apta para eso tampoco), pero simplemente vivirlas.

    A veces cuesta tiempo, y hay lágrimas y alejamientos en el camino, pero al final la mayoría de padres quiere contacto con sus hij@s, y l@s quiere ver felices. Y quieren a sus nietos, sean de sangre o no.

    Sí la boda será un choque para ellos, y el embarazo otro, pero come describes la situación, yo diría que tenéis posibilidades buenas que se adaptan completamente a la situación. Creo que padres también necesitan tiempo para su coming out de padre o madre de un/a hijo/a gay, y les lleva tiempo igual que a nosotras nos llevaba tiempo salir del armario.

    Mi madre misma diría que NI HABLAR de ir a mi boda, y al final iba toda orgullosa y contándoselo a los vecinos después. Ahora estamos en que todavía no quiere escuchar nada de nietos "hechos de manera lesbiana", pero creo que le va a costar menos que nueve meses adaptarse.

    Al fin y al cabo, no tenéis que decir nada antes de que estáis embarazadas y tenéis que casaros de penalti, así solo sería un solo choque, aunque un poquitín más grande... ;-)

    ResponderEliminar
  4. Feliz año chicas, creo que la aceptación pasa por uno cuando uno se acepta claramente como pareja lo demás esta de sobra y el resto lo percibe, comparto que uno no debe andar con letreros diciendo quienes somos sobre todo en sociedades tan pacatas como la nuestra (CHILE), pero en los más cercanos es una tontera, deben hablarlo y lo más importante es que les hace feliz a ustedes, en mi caso no ando diciendolo pero a Fran en todo momento le digo amor o bebito, el que cre que somos amigas que bien y al que crea que somos pareja bien también hay que ser uno la vida es muy corta para vivirla por lo que dicen los demás.

    ResponderEliminar
  5. Joe nena, pues si, creo que dais cosas por sentado y no deberíais, dejar que todo fluya. Primero, las bodas no son fáciles, yo después de llevar tanto tiempo de relación con mi mujer mi madre todavía renegaba de ello, y eso que estubimos viviendo con ellos (cuestión de tiempo), y segundo cuando vean a sus nietos les dolerá mas que sus propios hijos, los nietos tienen mas valor que los hijos, jejeje. Estaros tranquilas, hablar las cosas, sentiros seguras, y siempre ser vosotras mismas. ANIMO que todo tiene sus cositas buenas. Mejórate esa espalda, por desgracia se muy bien lo que es. SALUDOS y UN BESAZO

    ResponderEliminar
  6. Vero me ha leido vuestro post y me suena la situacion que nos contais.
    En mi caso yo hablaba siempre con mi madre pensando que como madre ella lo entenderia mas y ella ni caso, siempre cambiaba de tema y nada de preguntar o hablar de ello.
    Con mi padre me daba mas respeto tener una conversacion del tema, aunque conoce a vero desde hace tiempo, pensaba que el vivia en su mundo y basta.
    Estas navidades le comente que como vero y yo ya llevabamos tiempo juntas pues eso se lo queria decir y el tan tranquilo, hablandome de mi futuro y sobretodo de CREAR UNA FAMILIA y mas sobretodo del todo que todo lo que hagamos sea dentro de la legalidad para evitar problemas y malos royos, me puse a llorar a besarlo y abrazarlo de lo listo que me parecio este hombre.
    Desde entonces mi madre parece que este mas de buen royo.
    Al final yo creo k se acostumbran a todo, lo importante pare ellos es que seais felices, aunque es dificil aceptarlo, porque mas o menos todos ellos han tenido una educacion muy diferente..
    Vero y yo nos casaremos este anyo y estamos en ello en cuanto a lo del embarazo.
    Espero que el 2010 sea una buen anyo para todos...
    Suerte con el papi seguro que os da una buena sorpresa...

    Saludos y besos desde Dublin
    Eva y Vero

    ResponderEliminar
  7. Estos temas son complicados, yo personalmente monté un show increible y al final casi se rien de mi porque todo el mundo lo entendió perfectamente!! Teneis que estar preparadas para todo. Pensad que ahora vosotras formais una nueva familia y cuando llegue el peque será uno más, tus suegros se lo pierden si no quieren formar parte de ello.
    Aunque creo que al final se rendiran al amor.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  8. mucho animo chicas. yo creo q el tiempo es necesario mi madre nunca se nego pero con el tiempo mejoro mucho la relacion y ahora va todo perfecto. tiempo al tiempo y con los nietos seguro q se les cae la baba.

    ResponderEliminar
  9. Mi caso particular M, mis padres no lo entendieron, solo mi hermano y eso que es pequeño. A mi madre le ha costado casi 4 años, y con mi padre no me me hablo desde el principio, pero siempre tuve claro que era mi vida, y que la tenia que hacer como yo queria no como ellos, y asi hice, ellos ya tienen su vida, y yo la mia. Yo por lo que soy no hago daño a nadie, y sinceramente soy muy feliz con mi mujer y nuestros futuros hijos, mas que si me hubiese quedado con mis padres y fingiendo que soy hetereo. No se si os he ayudado, pero espero que os sirva de algo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. En mi caso mi madre, que no se lo tomó nada bien, también me pidió que no le dijera nada a mi padre sobre la boda. Yo estaba convencida de que ni siquiera iban a venir a la ceremonia (será en Febrero).
    Eso fué hace 3 meses.
    Ahora están contentos, los dos. Han empezado a comentarlo con amigos y familiares. Nos han hecho un pequeño regalo. Aunque para mi el regalo ha sido su cambio.
    Mucho ánimo
    (De verdad que yo también pensaba que estas cosas no mejoraban...me alegro de equivocarme)

    ResponderEliminar