Nuestra boda.

Daisypath Wedding tickers

domingo, 21 de marzo de 2010

Contando a la suegra que va a ser abuela... No te lo pierdas.

Ante todo, ¡BIENVENIDA AL MUNDO, DANIELA! Clara y Lucero, tenéis una niña preciosa y sana, enhorabuena. Nos alegramos mucho por vosotras. Ahora a recuperarse y a disfrutar de lo que tanto habéis deseado y por lo que tanto habéis luchado.

Y ahora sí, voy al post.

Pongo en antecedentes:

La madre de Elena sabe perfectamente que su hija es lesbiana, que yo soy su novia, que somos pareja y todas esas cosas. Es más, ella dice que es mi medio-madre, así que conmigo ningún problema. Soy una más en la familia, tanto cercana como extensa.
El padre de Elena sabe lo que hay, pero nunca lo han hablado ni se dice nada, ni se muestra nada (es decir, no nos cogemos de la mano ni nos besamos cuando estamos con ellos) pero lo sabe. El problema es que la madre no quiere que se lo DIGAMOS. Es decir, no se puede verbalizar y afrontar directamente: Papá, soy lesbiana y me voy a casar con Melina. ¡Ah! y vas a ser abuelo. :D
No, eso no puede ser. De hecho hace un par de años, un día le comentó Elena a su madre que pensábamos casarnos. Respuesta de su madre: a tu padre no le digas nada. Si te casas nos vas a perder a tu padre y a mi. Acabamos llorando las tres.
Lo que pasa es que creo que todo es fachada. Es decir: ella dice que no, te lo pone todo negro... pero cuando las cosas pasan y las tiene delante... se lo come, porque adora a su hija y recapacita en que lo importante es que sea feliz. No sé si me explico, es bastante complejo...

Y, después de los antecedentes, agarraos a la silla/sillón, porque vienen curvas.
El miércoles me encontraba yo un poco mejor de mi espalda y decidí ir al mercadillo con mi "suegra", cosa que he hecho varias veces. La relación es muy buena. Y allá que nos vamos: que si mira qué camiseta, que si me compro estos pantalones para estar en casa, que si estas zapatillas son bonitas pero dan calor para ésta época... y había ropa de bebé y de niñ@ y le digo:
-Anda, Elena, que si tú tuvieras una nieta...
-¡Uy! Anda que no le iba yo a comprar cositas de estas. ¡Madre mía! Bueno, si la madre me deja.
-Será si LAS MADRES te dejan.
Se gira y me mira con cara de haber visto un fantasma y a la virgen juntos, jajajaja. Y me dice:
-Anda ya, que estáis locas las dos.
-Uy, eso ya lo sabes. Pero vamos, que no es broma, que es en serio.
Me vuelve a mirar otra vez casi de la misma manera, pero creyéndose de verdad lo que le decía:
-¡Estáis locas las dos! Eso no lo podéis hacer.
Y se va a mirar unas camisetas. Y yo, que soy pesada y quería aprovechar el momento ya que había salido el tema, le sigo hablando (ella no quería, pero al final no conseguí).
-Pero cómo vais a hacer eso si mi hija está inútil (incierto, pero ella es así de mona...)
-Amos a ver, ¿es que tu hija por tener una efermedad no tiene derecho a desear ser madre? ¡Será la primera mujer con esclerosis múltiple que tiene un hijo, vamos!
-Pero eso no puede ser, porque... no. (se nos acaban los argumentos, vamos bien)
Y así poco a poco fue bajando, porque es como un potrillo salvaje: primero se revela contra todo lo que le digas y a ella no le entre en su mente cuadriculada, pero luego ella lo piensa y acaba aceptándolo aunque no le guste. Y, al final, hasta le puede llegar a gustar (caso de la perra que tenemos: cuando la vio la primera vez estábamos locas, no pensaba ni mirarla, y ahora viene a verla día sí día no porque está enmorada de "SU ONA", jajaja)

En fin, que así se quedó la cosa. Al día siguiente Elena tenía que ir al hospital a ponerse la medicación, y su madre fue con ella. Me contó que, mientras esperaban para entrar, le dice su madre de repente:
-Es que claro, con un sueldo normal, hipoteca, los gastos de una casa y un hijo... no sé si se llega a fin de mes.
Ella solita, jajajaja. Lástima que justo entonces llamaron a Elena para entrar al tratamiento.

Pero no acaba ahí la cosa. Lamentablemente, el viernes a mediodía Elena empezó con un dolor insoportable en el riñón, y al hospital que nos fuimos. Cólico nefrítico. El tercero de su vida. Desde la una de la tarde hasta las siete, Elena, su madre y yo en el hospital. Y entre pinchazo de adolonta, primperan, náuseas, radiografía y quejidos de lo que le dolía a la pobre... pues llegamos otra vez al tema de los niños. Y creo que lo sacó la madre de Elena.
Esta vez intentó disuadirme de la siguiente forma:
-Bueno, es que tú con las hernias no puedes parir, porque te puedes morir, eh. - La miré y me dio la risa. Y a ella también. No coló... Segundo asalto.
-¿Quien lo trae al mundo de las dos? Porque mi hija...
-No, sería yo, claro. Pero no pienso morir, tranquila. Jiji.- Risas de ambas, es más mona.
-Estáis locas.- Yo, con toda la dulzura de la que soy capaz, que es bastante:
-Elena (se llaman igual la madre y la hija), es una decisión que ya está tomada, que va a ser así si todo va bien, y que no lo planteamos como una pregunta sino como un hecho del futuro próximo. Por lo tanto no necesitamos que nos intentes desanimar porque lo único que consigues es que no podamos compartir contigo algo tan bonito como es tener un hijo o una hija, y tú un nieto o una nieta. El primero, además. Sólo te lo dije porque salió la conversación...- Silencio.
-Ya, pero... ¿Y si tiene un brote como en el 2005? (perdió totalmente la fuerza del lazo izquierdo del cuerpo; luego recuperó el 90%)
-Pues, si pasa eso, haremos lo mismo que se hizo en el 2005, pero con una persona que nos ayude con el bebé. A cualquier la pueden pasar cosas. Elena lleva dos años con la medicación nueva y sin ningún brote. Cero. Además, ayer hablábamos precisamente que Elena conoce a muchas mujeres con EM y TODAS son madres, TODAS. Y sólo una se arrepiente de haber tenido los hijos porque, al quedarse embarazada tiene que dejar toda la medicación. Durante el embarazo están protegidas (química del cuerpo) pero durante el parto y después suelen tener brotes fuertes, y a esta mujer le pasó eso, que no pudo cuidar a sus hijos cuando nacieron y tuvo una depresión. - Silencio, casi escuchaba cómo le funcionaba el cerebro a toda velocidad, jiji.
-Ya...
-Además, a cualquier le puede pasar cualquier cosa. Perdona que te lo recuerde, pero mira pobre tu sobrina, que sana como una manzana, con tres hijos, un día le detectan un cáncer y dura 6 meses. Eso nunca se sabe...
-En eso tiene razón...
-Claro.
-Pero claro, eso cuesta dinero...
-1500 €.
-No, eso cuesta más. Mucho más.
-No, Elena. Además, la SS lo cubre. Y existe una técnica que cogen los óvulos de tu hija, los fecundan y me los ponen a mi. Desde que nos podemos casar, unos meses más tarde existe esta ley. Sería hij@ de las dos, legalemten. - Silencio. Elena hija reaparece de las profundidades de su cólico y dice:
-Y las cuentas también las hemos hecho, que no es es una cosa que hemos pensado ayer.
-Ya, si eso ya lo sé. Pero un niño no es un perro ni es un muñeco. Hay que tener cabeza.
-Si me estás diciendo que no tengo cabeza para distinguir entre perro y niño, y que no soy responsable para saber si puedo o no tener un hijo, me estás insultado.- Horror, se le cambia la cara.
-No, no, no te estoy diciendo eso. ¡Cómo te voy a insultar! Digo que... pues eso, que yo me lo encontré ya porque no pensamos si queríamos o no, vino y ya está.
-Entonces, ¿si viene sin querer y sin pensar, es mejor y más responsable que tenerlo habiéndolo pensado y decidido conscientemente?- Silencio.

En fin, que más o menos así quedó la cosa. Yo lo veo como positivo. Ya sabe, así que cuando llegue lo tendrá reposado y no nos pondrá muy mala cara... Además, sabemos que adorará a su niet@.
Queríamos compartir esto con vosotras, y saber cómo se lo han tomado en las diferentes familias.
Besos, abrazos y achuchones a l@s peques.

11 comentarios:

  1. Yo creo que hay pocos abuelos que se resistan a un niet@. Nosotras pensabamos que les costaría aceptar nuestro deseo de ser madres ... y no fué así. De momento no les hemos comentado que vamos a empezar ya. Pero seguro que se les va a caer la baba, como a tus suegros, los dos :)

    ResponderEliminar
  2. Hola! :) yo también veo la charla muy positiva... y supongo que aceptará cualquier cosa que haga feliz a su hija! como casi todos los padres! Un abrazo y ánimo! :)

    ResponderEliminar
  3. Me parece a mi que es mas cabezoneria que otra cosa, no la conozco pero puede ser que sea una de estas personas a las que les cuesta dar su brazo a torcer, yo creo que al final tendreis todo su apoyo llegado el momento.
    Ya vereis como todo va bien chicas, un besote

    ResponderEliminar
  4. si teneis razon, no se resiten a un niet@, se les cae la baba.Por nuestra parte estan.... super ilusionados

    ResponderEliminar
  5. Espera que me ria, te fuiste con tu suegra y surgio el tema venga va que lo tenias todo planeado ja ja ja

    ResponderEliminar
  6. Hija tu ibas para abogada no? :-P menudas respuestas!! A tu suegra en argumentaciones la teneis k.o. y igual de k.o. quedara cuando vea la carita de su niet@.
    Por cierto, mi excuñada también tiene EM y tubo a su hijo en cuanto se lo detectaron y estan los dos fantásticos de la vida.
    Si hay ganas hay pocas cosas que frenen a alguien.
    Que no os pare nadie!
    Esperamos que Helena esté ya recuperada.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Chicas, chicas, gracias por el ánimo.
    Silvia y Eva: qué mal pensadas!! Jajaja.
    SU y Nu: No iba para abogada, pero o la convences con la razón, o no hay manera... Me quedó bien, ¿no? Jiji. En cuanto a la EM... sólo tendremos que adaptar algunas cosas. Todas las familias tienen que hacerlo, ¿no?
    Besos a todas.

    ResponderEliminar
  8. Me he acordado mucho de mis padres leyendo este post. Esa parte de negar la evidencia, de no querer verbalizar las cosas tal y como son... y lo de tener que comerselo cuando lo tienen en los morros, porque no hay mas. Porque somos sus hijas y nos quieren por encima de todas las cosas... pero les cuesta, claro que les cuesta!!

    En mi casa hemos pasado en cuestion de tres años de "como nadie lo nombra no existe" a "te apoyamos para que seas madre soltera", pasando por varias y complicadas etapas...

    Cada cosa que hago es "una locura" pero ahi les tengo... igual que vosotras!!!


    Felicidades por ellos.

    ResponderEliminar
  9. Desde mi punto de vista, como mujer lesbiana absolutamente visible y que lucha cada día por esa visibilidad tanto individual como colectiva, nunca me ha parecido justo que nadie anteponga su propia situación a la vida, la libertad, independencia y felicidad de una persona homosexual.
    Imaginaos una mujer diciéndole a su hija heterosexual que como se case va a perderle a ella y a su padre, sería indadmisible e incomprensible pero con eso tenemos que lidiar nosotras y nosotros.
    Sois muy valientes, por vuestras decisiones y por vuestra actitud. Felicidades
    POr mi parte, mis peleas con mi suegra es para que no le compre cosas rosas a la niña, que obsesión.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Jejeje Me parece a mí que tu suegra solo se está haciendo la "durilla", se ve que teneis una relación estupenda y cuando vea la cosa ya en marcha será vuestro primer y mejor apoyo. Un nieto derriba mas barreras que un ejército y la barrera de vuestros suegros es débil, de cartón piedra. Besos y felicidades por ser tan valientes.

    ResponderEliminar
  11. Luisa y Nuria....lo de las cosas rosas....es imposible, casi todo lo que hay de primera postura es rosita o azul!!!!!nosotras luchamos por el blanco, ademas a Daniela le queda genial ya que es muy MORENITA!!!jajaja, entonces decis que este verano os llevemos ropita rosita?????jijiji.

    Bueno chicas, yo por mi parte lo tuve dificil al principio, ya sabeis tenian que afrontar mi divorcio de un chico con el que llevaba 14 años y asimilar que estaba con una mujer....creo que aun no lo tienen muy asumido, estan chochos con su nieta pero creo que no la ven como muy hija de Lucero....hemos tenido problemas con los apellidos ya que lleva el de Lucero 1º, pero sinceramente, ahora mi vida gira alrededor de mi mujer y mi hija, y lo que piensen mis padres....yo tambien pienso asi porque apenas he tenido relacion con ellos, ya que me criaron mis tios...pero teneis que tener paciencia e intentar sobrellevarlo todo sin pelear.
    Besitos y muchos animos.

    ResponderEliminar